6 Maneras de Cultivar la Gratitud

A medida que trabaje para incorporar las lecciones de la Ley de Atracción en su vida cotidiana, un tema importante será su intento de mantener una actitud positiva.

Cultivar la gratitud es una forma poderosa de combatir la negatividad, así como la ansiedad.

Cuando te concentras en las cosas que te hacen sentir feliz y afortunado de estar vivo, irradias un optimismo infeccioso que atrae solo a los mejores del mundo que te rodea.

Aquí hay seis ejercicios y hábitos que pueden ayudarlo a convertirse en una persona más agradecida.

1. Mantenga un diario de gratitud

Encuentre un cuaderno con una hermosa portada (o un diseño que cubra con sus propias imágenes) y utilícelo como su diario de gratitud designado. Puede escribirlo todos los días, cada dos días o incluso una vez a la semana, pero solo debe contener notas sobre cosas que haya experimentado o considerado que le hagan sentirse verdaderamente agradecido.

Los psicólogos señalan que esta práctica puede aumentar la energía diaria y reducir el enfoque en el dolor. Recuerde que no solo está buscando grandes eventos, como una propuesta de matrimonio o un nuevo trabajo. Debes apuntar a agregar todas las pequeñas cosas que te hacen sentir bien, como un baño caliente que alivia el dolor muscular, escuchar tu canción favorita o acurrucar a tu mascota.

El objetivo de este ejercicio es evitar dar las cosas por sentado y encontrar alegría en las experiencias cotidianas.

2. Practique afirmaciones de gratitud

Es posible que ya esté recitando afirmaciones que conectan con sus objetivos principales (como encontrar amor, desarrollar su carrera o aumentar su autoestima). Sin embargo, vale la pena agregar una afirmación que te ayude a convertirte en tu gratitud.

Puede ser tan simple como decir “Estoy listo para recibir el día y estaré agradecido por todas las cosas hermosas que encuentro” o “Estoy agradecido por todas las oportunidades emocionantes de la vida”. Si lo prefiere, diseñe su afirmación para reflejar cosas específicas que inspiran gratitud, como sus seres queridos, salud, estabilidad financiera o talentos.

3. Haz un collage de fotos

Intente armar un collage de fotos que lo conecte con sus sentimientos de gratitud. Una forma obvia de abordarlo es usar imágenes de usted y sus seres queridos, pero puede ser tan creativo como quiera. Por ejemplo, puede recortar imágenes simbólicas de revistas, y cada imagen representa una fuente de alegría en su vida.

Sin embargo, al acercarse al collage, asegúrese de ensamblarlo en un lugar donde lo pueda ver a diario. Es posible que desee colocarlo en la primera pared que verá cuando se levante por la mañana, o quizás cerca de su estación de trabajo (en su casa o en la oficina si tiene la libertad de hacerlo).

4. Agradece a la gente

Si bien hay un montón de poder en el “agradecimiento” diario (dicho en las tiendas, durante un viaje diario o cuando un extraño te ayuda), también puedes intentar comunicar tu sentido más profundo de gratitud hacia las personas que han tenido un impacto duradero. .

Piensa en las personas que han moldeado y cambiado tu vida para mejor, y considera algunas maneras de comunicar lo agradecido que estás. Algunas personas pueden sentirse especialmente conmovidas por una carta que enumera todas las cosas que usted aprecia, mientras que otra persona puede preferir una breve palabra de agradecimiento junto con un regalo (como una pieza de joyería grabada).

5. Encuentra lo positivo

Cuando tenga una hora libre para reflexionar, intente un ejercicio que encuentre lo bueno en algunos de los momentos más difíciles de la vida. Escribe 5-10 de las cosas que más aprecias, por ejemplo, relaciones, experiencias, posesiones o incluso lecciones de vida que te sean particularmente útiles.

Luego, junto a cada elemento de la lista, escriba al menos una dificultad que, de no haber tenido que enfrentar, no le hubiera ayudado a apreciar más ese elemento. Mantenga la lista como un recordatorio de que cada evento aparentemente negativo puede llevar a algo increíblemente valioso e importante.

6. Devuelve a la sociedad

A veces, lo que inspira mayor gratitud es la conciencia de que disfruta de muchas cosas básicas de las que, lamentablemente, otros no tienen, como un lugar seguro donde quedarse, suficiente dinero para comprar alimentos y el conocimiento de que las personas lo están buscando.

Cuando estás pensando en este tipo de gratitud, ¿por qué no hacer algo para devolverle al mundo que te rodea? Podría hacer un trabajo voluntario regular, ir y entregar flores a un hogar de ancianos o hacer una donación a una causa que esté cerca de su corazón.

La idea principal aquí es que hacer un punto de reflexión sobre las cosas que son fáciles de dar por sentado no solo puede ayudarlo a darse cuenta de lo afortunado que es, sino que también le brinda la oportunidad de mejorar la vida de los demás.